A continuación Novedades

  • PRISMA

    Precio base 365,88 € -15% Precio 311,00 €

    Firmeza: 7/10
    Transpirabilidad: 8/10

    Núcleo: Multisac® System aísla en sacos individuales cada uno de los muelles que componen su interior y los distribuye siguiendo la posición natural del cuerpo. Tiene más de 500 muelles en...

  • SOLEI

    Precio base 435,29 € -15% Precio 370,00 €

    Firmeza: 6/10
    Transpirabilidad: 9/10

    Núcleo: Carcasa de muelles ensacados Multisac® System, con más de 500 muelles en medida de 150x190, que proporciona una gran independencia de lechos durante el descanso.
    Altura:...

  • GAVIOTA ORO

    Precio base 948,00 € -40% Precio 568,80 €

    Firmeza: 8/10
    Transpirabilidad: 9/10

    Núcleo: Carcasa de muelles ensacados Insac Infinity® (más de 700 muelles en medida de 150 x 190) con 5 zonas diferenciadas de confort, con una densidad de muelles diferente, para una mejor...

ESPECIALISTAS EN BUENAS NOCHES, PARA QUE SÓLO TENGAS BUENOS DÍAS


Somos la gran marca gallega especializada en descanso y colchonería.
Más de 40 años de experiencia. La mejor garantía para tu descanso.

Mercadescanso

Otros consejos útiles

Para alargar la vida útil de tu almohada, debes cuidarla y mimarla y aquí te decimos cómo:
  • Airéala habitualmente: abre las ventanas antes de hacer la cama, y ventílala bien, al aire, una vez a la semana.
  • Dale la vuelta a menudo para evitar que se deforme.
  • Compra una almohada lavable: basta con lavarla una o dos veces al año.
  • Usa una funda de protección que, esa sí, deberías lavar cada dos o tres meses (la funda de almohada, lógicamente, cada vez que cambies las sábanas).
Los expertos recomiendan que el plazo para renovar tu colchón está entre 8 y 10 años. Durante este periodo de tiempo, sus componentes van perdiendo calidad y efectividad hasta llegar un punto en el que su uso puede perjudicar nuestro descanso.
Para llegar a este periodo, lo ideal es conseguir un desgaste progresivo y homogéneo, y para ello, se deben seguir los pasos básicos de mantenimiento. En concreto, hay que rotar y girar el colchón según las recomendaciones de cada fabricante y para cada modelo en concreto (depende del material del núcleo).
Además, para mantener las condiciones del colchón es importante contar con una buena base. Los especialistas recomiendan cambiar el equipo de descanso al completo, pues una base dañada puede restar efectividad al colchón.
Tampoco hay que olvidarse de la almohada cuyo plazo de renovación es de un máximo de 2 años.
Si un colchón dura una media de 10 años, tienes que dividir el importe del colchón entre 3650 que son los días de media en los que dormirás en ese colchón.
Así tendrás la medida exacta del importe de la inversión realizada.
¿Cuánto estarías dispuesto a invertir cada día en tu descanso? ¿Cuánto te va a costar cada día dormir y descansar perfectamente?
Ejemplos:
  • Colchón de 500€ PVP: 13 céntimos al día (0,13 €)
  • Colchón de 600€ PVP: 16 céntimos al día (0,16 €)
  • Colchón de 700€ PVP: 19 céntimos al día (0,19 €)
  • Colchón de 800€ PVP: 22 céntimos al día (0,22 €)
  • Colchón de 900€ PVP: 24 céntimos al día (0,24 €)
¿MERECE LA PENA?
  • SI DUERMES BOCA ARRIBA, lo mejor es un colchón más bien firme para evitar malas posturas de la columna vertebral a nivel cervical y a nivel lumbar.Puedes ponerte un cojín debajo de las rodillas para mantener la curvatura normal de la columna y así mejorar tu descanso. Además, deberías dormir con una almohada de altura media baja..
  • SI DUERMES DE LADO, necesitarás un colchón de firmeza media, que se adapte a la forma de tus caderas y hombros y que proporcione una curvatura a tu columna de manera natural, no forzada. En esta postura, para asegurar que la columna descansa sin curvaturas forzadas y aliviar los puntos de mayor presión, debes dormir con las piernas ligeramente dobladas. Para mayor confort, puedes ponerte una almohada entre las piernas. Además, te vendrá bien dormir con una almohada alta, a menos que duermas con el brazo debajo de ésta. Si fuera así, mejor una almohada fina para no forzar el cuello en exceso.
  • SI DUERMES BOCA ABAJO (postura no recomendada para dormir según todos los expertos en descanso, así como para los neurocirujanos) te vendría bien un colchón más bien suave para evitar malas posturas en la zona del cuello y no forzar demasiado la torsión de la columna. En cuanto a la almohada, lo mejor es dormir con una muy baja para evitar forzar el cuello.

No todos somos iguales y nuestras necesidades personales hay que tenerlas en cuenta para que ese descanso sea total:

Las personas que sufren de circulación necesitan un colchón más flexible que se adapte mejor a la anatomía de su cuerpo.

No son pocos los que sufren por calor y las noches de insomnio son incontables debido a este motivo. El aire acondicionado toda la noche puesto, además de conllevar un susto en la factura de la luz, no es nada recomendable para nuestro aparato respiratorio. El colchón tiene mucho que ver en ésto. Escoge entonces un colchón hecho de muelles porque son más transpirables, al igual que un viscoelástico perforado. Este último garantiza frescor y hace desparecer los focos de calor en el colchón.

Para los que son propensos a las alergias no hay nada mejor que los colchones antibacterianos y antiácaros. Añade al mismo un buen protector de colchón con este mismo tratamiento.

La importancia de los materiales del colchón

Para elegir el mejor colchón para cada uno de nosotros es necesario conocer de qué materiales están hechos y, así, poder adaptarlos a nuestras necesidades:

Colchones de látex

Una de las grandes ventajas de este material es que se adapta a la anatomía. Si duermes acompañado y si cada uno tiene un lado de la cama, se adaptará a la forma al cuerpo de cada individuo.

Son bastante elásticos y los movimientos durante el sueño no son un problema pudiéndose adaptar a las posturas con esa flexibilidad y naturalidad que caracteriza a este material.

Viscoelásticos

Es la tecnología más adaptada para las personas que duermen de lado o en posición fetal.

Si sufres problemas de articulaciones, musculares o eres propenso a las contracturas elegir este colchón te salvará de volver a sufrirlos y a tener una pronta recuperación.

Colchón de muelles

Es el más clásico, pero sigue estando en el mercado porque es la mejor opción para las personas que sufren de sudoración. Puedes encontrar muelles ensacados, bicónicos y Nbox.

Elegir tu almohada es una decisión más importante de lo que pensabas. El descanso perfecto está condicionado no sólo por un buen colchón, sino también por una almohada adaptada a tus necesidades, a tu forma y postura de dormir y a la complexión física de cada uno (en especial altura y corpulencia).

Para lograr un buen descanso es preciso que cabeza, cuello y columna vertebral estén alineadas: para eso sirve la almohada. Su objetivo es contribuir a una adecuada postura de la columna, de forma que se relajen los músculos y se pueda favorecer un buen descanso y una buena respiración.

TAMAÑO

ANCHURA

La anchura de la almohada debería siempre superar la de tus hombros. En cambio, su altura o grosos varía según la postura del durmiente.

ALTURA

  • Una almohada baja (menos de 10 cm), es adecuada para quienes duermen boca abajo, y también para los niños pequeños, aunque en uno y otro caso quizá lo mejor sea dormir sin almohada.
  • Una almohada mediana (12-13 cm), es ideal para quien duerme boca arriba. Debe ser más bajo que los hombros, y de una dureza mediana.
  • Una almohada medio-alta (15 cm). Es ideal para quien duerme de lado, para mantener la cabeza y el cuello bien alineados con el eje de la columna.

Dentro de las múltiples configuraciones destacan tres grupos diferenciados:

  • Base tapizada,
  • Somier de láminas (fijo o articulado)
  • Base con muelles ensacados

Estamos ante una decisión de gran importancia, mucho más de la que solemos darle.

Elegir una base adecuada nos puede ofrecer el máximo rendimiento de nuestro colchón además de prevenir malformaciones que afecta tanto estética como funcionalmente a nuestro querido equipo de descanso, en el que hemos invertido nuestro tiempo eligiendo cuidadosamente según nuestras preferencias. Por el contrario, la gente que no lo hace, acaba en un círculo vicioso en el que no consigue encontrar el colchón ideal o al poco tiempo empieza a notar imperfecciones porque se está estropeando su preciado colchón nuevo que tanto le costó elegir.

Para concluir, a la hora de decidirnos por una buena base debemos comprobar si va a soportar el peso del colchón más el nuestro sin doblarse, hundirse o romperse. Debemos averiguar si tiene una buena circulación de aire. Esto es algo muy importante para evitar la humedad, el calor y que aparezca moho. Además de conseguir una excelente higiene, la buena circulación del aire nos permite tener un sueño más fresco, cómodo y reparador.

Todo esto debe coexistir con la elección del colchón que debe, junto a la base, formar la combinación ideal para tus necesidades a la hora de tu descanso.

Es necesario conocer de qué se compone un somier para poder diferenciar las distintas calidades y prestaciones.

BASTIDOR

Es la estructura que soporta el somier y puede ser de madera, más fuerte o de metal, más económico. Lo más importante es el grosor y sobre todo en el calibre del tubo que lo compone, dado que cuanto mayor grosor tenga, tendrá más resistencia, siendo 1,5 mm lo recomendado.

RÓTULAS

Son las piezas que unen y sujetan las láminas a los bastidores. Pueden ser de caucho, de plástico o de Hytrel
  • Rótulas de caucho son más resistentes y mucho más flexibles y están recomendadas para colchones viscoelásticos o de látex.
  • Rótulas de plástico: son más rígidas y más económicas
  • Rótulas de Hytrel: es un material que combina el plástico y el caucho, siendo mucho más resistente y flexible.

TACOS

Los tacos que soportan las rótulas pueden ser fijos o basculantes;
  • Fijos: Recomendados para colchones de muelles
  • Basculantes: Son más flexibles mejorando la adaptabilidad y el confort. Son imprescindibles para los colchones de látex y muy recomendables para los de espumas viscoelásticas.
  • También existen las terminaciones dúo, que aumentan aún más a capacidad del somier de adaptarse a las formas del cuerpo. Muy recomendables para los colchones de látex.

LAS LÁMINAS

Las más utilizadas son las láminas de haya, ya que son las más duraderas, las que proporcionan mayor elasticidad y no acumulan electricidad estática.
De la cantidad de lamas y el grosor de éstas dependerá la firmeza del somier. Las de mayor calidad son las de haya tratada.
Si un colchón dura una media de 10 años, tienes que dividir el importe del colchón entre 3650 que son los días de media en los que dormirás en ese colchón.
Así tendrás la medida exacta del importe de la inversión realizada.
¿Cuánto estarías dispuesto a invertir cada día en tu descanso? ¿Cuánto te va a costar cada día dormir y descansar perfectamente?
Ejemplos:
  • Colchón de 500€ PVP: 13 céntimos al día (0,13 €)
  • Colchón de 600€ PVP: 16 céntimos al día (0,16 €)
  • Colchón de 700€ PVP: 19 céntimos al día (0,19 €)
  • Colchón de 800€ PVP: 22 céntimos al día (0,22 €)
  • Colchón de 900€ PVP: 24 céntimos al día (0,24 €)
¿MERECE LA PENA?

Un topper es de una fina lamina de entre 5 y 10 cm de alto que se coloca sobre cualquier tipo de colchón, sin importar el material ni el tamaño que tenga, ya que cuenta con la misma amplitud de medidas que un colchón.

Y ….. PARA QUÉ LO NECESITAS?

1.- Aumenta la densidad de tu colchón

¿Consideras que tu colchón es demasiado fino? ¿Quizás lo notas un poco duro? ¿O tal vez inestable? Un topper te aportará un extra de confort y de calidad, ya que aumentará la densidad del colchón en unos 5 o 10 cm y mejorará el soporte lumbar.

El mejor momento para comprar un topper es cuando queremos mejorar el colchón o éste ya está algo desgastado y buscamos alargar su vida útil.

2.- Protege tu colchón

Al usar un topper proteges la superficie del colchón sobre la que duermes, evitando el contacto directo. Así, el desgaste o la suciedad afectarán solo al topper y se convertirá en una medida protectora, sobre todo, si acabas de comprar el colchón y quieres protegerlo o si el colchón es antiguo y todavía no quieres comprarte uno nuevo.

3.- Aumenta la transpirabilidad

Normalmente, el topper potencia la transpirabilidad del colchón, tanto si está fabricado con materiales como la viscoelástica como si está hecho con tejidos naturales. Por eso es ideal si vives en una zona con un clima cálido o por la noche transpiras mucho.

4.- Es higiénico

Sin duda, una de las principales ventajas de los toppers es la higiene, pues protege de los ácaros y de la suciedad.

La mayoría tienen tratamientos antiácaros que evitan la aparición de bacterias y hongos. Además, se pueden poner y quitar muy fácilmente para lavarlos. Eso sí, recuerda que la limpieza debe ser en seco.

5.- Alarga la vida de tu colchón

Si unimos todas las ventajas anteriores (higiene, transpirabilidad, comodidad…), podemos concluir que el colchón durará mucho más tiempo conservando todas sus propiedades y haciendo que nuestro descanso sea óptimo durante muchos más años.

6.- Mejora tu salud incluso si duermes en pareja

Aportan un extra de adaptabilidad y confort, mejoran la circulación sanguínea, reducen la presión y dan más soporte con mayores puntos de apoyo garantizando la correcta posición del cuello y la espalda. En definitiva, hacen que la postura del cuerpo al dormir sea mejor, ofreciendo un sueño de calidad.

1. ESPUMA

Los colchones de espuma son ligeros, y pueden ser la opción más económica para una cama articulada. Sin embargo, debemos tener en cuenta que las espumas son rígidas. Puede ocurrir que, al articular el colchón sin nadie acostado, el colchón no siga la articulación del somier. Si la persona está tumbada mientras se articula el colchón, esta hará de peso y el colchón se articulará perfectamente junto al somier. También debemos valorar que, con el paso del tiempo pueden aparecer malformaciones o pliegues.

2. MUELLES

Los colchones con núcleo de muelles solían ser desaconsejables para colocar en un somier articulado, ya que no son nada flexibles. Si colocamos un colchón con núcleo de muelles, lo único que conseguiríamos es aplastar los muelles unos con otros. Los muelles se deformarían y no tendríamos una base idónea para nuestro descanso. Sin embargo, la marca gallega Terxy, ha creado un colchón, el modelo UNDER, con micro muelles ensacados, pensado para las camas y somieres articulados.

3. LÁTEX

Es la mejor opción para colocar sobre una cama articulada, ya que el látex es un material muy flexible que se adapta perfectamente al movimiento del somier. En comparación con colchones de otros materiales suelen ser algo más caros, pero más duraderos.

4. VISCOELÁSTICA

La viscoelástica se adapta perfectamente a tu cuerpo, aportando gran sujeción a los puntos de apoyo y mejora la circulación sanguínea. Al igual que el látex, es un material articularle y flexible, acompaña a la articulación del somier y vuelve a su estado natural con gran facilidad cuando el somier está recto. Además, es un material duradero que no pierde sus cualidades a lo largo de los años.

QUÉ ES EL LÁTEX

El látex es un polímero orgánico que se extrae de la sabia del árbol de caucho y, tras someterlo a un proceso químico, da como resultado la espuma de látex. Pero un colchón de látex también puede estar compuesto de material sintético. El látex sintético se extrae del petróleo, aunque está tratado para que no resulte perjudicial para la salud.

El látex es un tipo de colchón que está fabricado con un material muy elástico. Al descansar en un colchón de látex, sentirás un gran confort porque este material se adapta al contorno de tu cuerpo por completo, de manera similar a lo que ocurre con la viscoelástica.

REQUISITOS

Si te decantas por comprar un colchón de látex asegúrate que la altura mínima del núcleo sea de 15 cm y 18 cm la altura total del colchón.

VIDA ÚTIL DEL LÁTEX

La duración de un colchón de látex suele estar por encima de los 10 años de vida útil, pero esto dependerá de la circulación del aire en el ambiente en el que se ubique. Al estar fabricado con materiales naturales, este tipo de colchón requiere de abundante ventilación para evitar la acumulación de humedad y, como consecuencia, de moho. Por eso, en ambientes o climas húmedos, el colchón realizado en látex durará menos tiempo. Para esos casos, una alternativa es el colchón de muelles ensacados.

En las condiciones ideales, los colchones de látex de la mejor calidad pueden triplicar la duración de los de sus pares de viscoelástica. A la hora calcular cuánto te va a durar, también es importante tener en cuenta el material de la base, el cual puede influir negativamente en este aspecto. Por la necesidad de ventilación propia del látex, no se recomiendan bases tapizadas ni canapés.

La mayor ventaja que posee un colchón de látex es su gran durabilidad. Estudios han demostrado que, tras 10 años de uso, el colchón tan solo ha perdido un mínimo porcentaje de sus prestaciones iniciales.

Opiniones de nuestros clientes